Logo NavarraDirecto.com

Empujados por el turismo extranjero, y pese a la subida de precios generalizada, la mayoría de los distribuidores consideran que esta campaña será mejor que la de 2021.

Casi ocho de cada diez supermercados prevén vender más este verano pese a la inflación

Los supermercados confían en registrar en verano un incremento generalizado de ventas. Empujados por la llegada de turistas extranjeros, la mayoría de los distribuidores consideran que en los próximos meses venderán más que en el último periodo estival, pese al entorno inflacionista.

En concreto, y según los datos del barómetro interno de Aecoc que ha sido consultado por Vozpópuli, el 75% de los distribuidores consideran que la de este verano será una campaña mejor que la de 2021, frente al 20% que cree que será similar y solo un 5% que prevé que sea peor. A su vez, en el área de los fabricantes, el 62% también confían en mejorar las cifras respecto al año pasado, junto con el 29% que vaticina que se mantendrá igual o el 9% que empeorará.

Al igual que el resto del comercio, los supermercados, hipermercados y tiendas de alimentación miran al turista extranjero para vender más, sobre todo en zonas costeras o grandes ciudades, acostumbradas a recibir visitantes durante este periodo.

La previsión de distribuidores y fabricantes llega después de una Semana Santa muy positiva, en la que se ha rozado e incluso superado en algunas zonas el nivel de 2019. Según la encuesta de Aecoc Shopperview, cuatro de cada diez encuestados gastará este verano más que el año pasado.  

“Este año podríamos superar los 70 millones de visitantes y eso nos permitiría dormir mucho más tranquilos, tanto en el sector como en el conjunto de la economía”, explicaba hace unos días el director de relaciones con el sector comercio de Mercadona, Diego Ortiz, durante un congreso de la patronal del gran consumo.

De este modo, la mayoría de las empresas de distribución del gran consumo prevén que continuarán registrando un incremento de facturación tras el trasvase de consumo de fuera a dentro del hogar, que se desarrolló con fuerza durante los periodos de restricciones a la hostelería. Un cambio de hábitos que todavía queda reflejado en tendencias como que mientras los platos preparados del supermercado crecen en facturación, el menú del día de los bares no ha recuperado sus ventas prepandemia.

Los supermercados también suben precios

El previsto incremento de ventas de los supermercados se dará en un contexto generalizado de subida de precios -la inflación se elevó al 8,7% en mayo-, en el que la alimentación está teniendo un papel destacado. De hecho, a falta de conocer los detalles del repunte sufrido este mes, el INE avanzaba este lunes que «esta evolución es debida, principalmente, a que los precios de los carburantes y los alimentos y bebidas no alcohólicas suben este mes más que en mayo de 2021«.

Según los datos que maneja Kantar, a los que accedió este periódico, el incremento de los precios se ha dado en los supermercados tanto en las marcas de fabricante como en las marcas de distribuidor, las conocidas como marcas blancas. De hecho, la subida en abril fue mayor en las marcas blancas que en las de fabricante. En el primer caso, los precios aumentaron un 8,5%, mientras que en el segundo lo hicieron un 7,9%. 

El incremento de los precios de las marcas blancas coincide, además, con la mayor cuota histórica de estos artículos, en los que los clientes se están refugiando tratando de buscar el ahorro. En concreto, como contó Vozpópuli en base a los datos de la consultora, estas marcas alcanzaron el 40,7% de cuota de mercado durante el primer trimestre, su mejor dato. La cifra de su importancia en la cesta de la compra está muy por encima de la anterior crisis económica: en 2008, su cuota se llegó a situar en el 27%, subiendo en los años siguientes hasta alcanzar el 34% en 2014.

 NOTICIA ORIGINAL: VOZ PÓPULI