logo NavarraDirecto.com

Miércoles, 2 de noviembre de 2022

Esta iniciativa se enmarca en el reto ALPES desarrollado a lo largo de tres años por un consorcio liderado por la empresa Irigoyen Comedor Saludable con el objetivo de mejorar la provisión de alimentos saludables para la población infantil, que permita conseguir una dieta más saludable, tanto en colegios como en las comidas del hogar.

Comedor escolar proyecto ALINFA
El Proyecto ALINFA está dirigido a la búsqueda de una alimentación más saludable para la población infantil

El proyecto ALINFA, enmarcado dentro del reto ALPES (Alimentación personalizada y sostenible) y financiado con 792.463,34 euros por el Gobierno de Navarra, ha conseguido desarrollar nuevos productos alimenticios con el objetivo de que el público infantil modifique su dieta por una más saludable. Entre otras innovaciones, se han elaborado aperitivos de maíz horneados con un 25% menos de sal y galletas y yogures naturales bebibles con el mismo sabor, pero sin azúcares añadidos.

El principal objetivo del proyecto ALINFA ha sido mejorar la provisión de alimentos saludables que permitan conseguir una dieta más saludable a nivel global, tanto en colegios, como en las comidas del hogar. Para ello, un consorcio liderado por la empresa Irigoyen Comedor Saludable ha trabajado durante tres años elaborando un primer análisis de los hábitos alimenticios de los y las escolares para después desarrollar productos innovadores y saludables.

El primero ha dado como resultado un snack de maíz horneado, con un 25% menos de cantidad de sal. Esto se ha logrado gracias al uso de un nuevo ingrediente alimentario sustitutivo de sal, NuCla, que permite aumentar la intensidad de sabor salado en los alimentos, reduciendo así la cantidad de sal necesaria para alcanzar ese nivel.

Además, mediante el uso de ingredientes naturales conocidos como “clean label” se ha conseguido producir galletas y yogures naturales bebibles con 0% de azucares añadidos y con una intensidad de dulzor similar a las referencias presentes en el mercado.

Por otro lado, se ha elaborado una salsa agridulce en base a fruta, pero con bajo contenido en azúcares. Para ello se ha aplicado una fermentación de precisión mediante el uso bacterias ácido lácticas productoras de manitol.

Por último, se han desarrollados distintos productos nutricionalmente equilibrados y diseñados en base a las preferencias de la población infantil, los cuales saldrán a la venta en los próximos meses, así como un total de 18 recetas saludables diseñadas por un cocinero creativo, que puedan ayudar a innovar en la preparación de los menús infantiles y modificar el patrón dietético de niños y niñas.

Todo ello ha sido desarrollado por un consorcio liderado por la empresa Irigoyen Comedor Saludable, en el que han participado IAN, Harivenasa, Apex, Sanygran, CNTA, UNAV y la UPNA.

Desarrollo del proyecto ALINFA

Para poder desarrollar estos alimentos, primero se realizó un estudio con el objetivo de evaluar los requerimientos nutricionales de la población escolar. De ahí se concluyó que era necesario reducir el consumo de grasas y sodio, y aumentar el consumo de carbohidratos complejos, alimentos ricos en potasio y vitamina D.

Además, también se analizó la preferencia y aceptación de distintos platos, incluyendo elementos como la perspectiva de género y socioeconómica. Gracias a este análisis, se ha visto que entornos socioculturales afectan a la alimentación. Del mismo modo, las condiciones de vida y los entornos educativos influyen en la aceptación y resistencia a los cambios en los hábitos de alimentación.

NOTICIA ORIGINAL: NAVARRA.ES